lunes, 11 de octubre de 2010

El angel rojo.

Tardes que se llenan de magia oscura a tu lado.

Un angel caido te haces llamar.

Cierras los ojos y es imposible no mirarte, acariciar tu cuerpo es lo que mas me gusta.

Me haces creer que me no me deseas. Me acaricias y se que me deseas.

Duermo en tu pecho y mi mente solo piensa en ti.

Juego entre tus brazos, piernas, vivo sobre ti.

Quiero que mis manos te recorran mas el cuerpo, que no haya ningun lugar sin tocar.

Besame, tocame, hazme tuyo sin detenerte.

Soñamos con los ojos abiertos mientras nos revolcamos por toda la cama.

No me dejes ir, me dice tu corazon.





Mere.